Recuperación de la Memoria Histórica. El Asilo 1936-1938

La tía Socorro me ha contado que:

Papá estaba terminando la mili en Madrid, (en esa época creo que se hacia a los 20 años y duraba 3 años, pero al empezar la guerra no les licenciaron). El ejército republicano le había destinado en un cañón antiaéreo en El Retiro disparando a los aviones nacionales. Allí junto a un hijo o hermano de Mario Armero (amigos de los tíos Felipe y Carmen) hacían todo lo posible para que el cañón no funcionara, estropeando piezas, cambiando ángulos etc., pero los pillaron y fue cuando los llevaron a la Checa. Las tías se lo dijeron al tío Antonio, que para no significarse mucho y le cogieran a él también (el tío Antonio era Falangista), les aconsejo que buscaran ellas donde estaba y luego iría él a intentar sacarle y eso es lo que hicieron, llegaron a tiempo, pero la familia de su amigo Armero no y le fusilaron al día siguiente.

El tío Antonio escondió a papá en un piso durante un par de meses hasta que en noviembre de 1936 pudo refugiarse en la Embajada de Cuba gracia a que la tía María tenía amistad con el Cónsul.

El tío José ya había terminado la mili y estaba trabajando como ingeniero en una línea eléctrica por Toledo y fueron los trabajadores los que le denunciaron, le detuvieron, pero le hacían trabajar entre semana y los fines de semana estaba encerrado. Temiendo ser fusilado también se escapó y se asiló en la embajada de Cuba.

De su marido Rafael, la tía Socorro me contó que todos los amigos se reunían en un café de la calle Alcalá, que el limpiabotas los denuncio, pero que ese día él no fue y se salvo. Se los llevaron a todos al cuartel de la Montaña y allí los arrojaron por el puente. Él se marchó a Francia con sus padres y volvió a entrar por Irún.

Al abuelo, con 74 años, lo sacaron los milicianos de su casa y lo detuvieron para interrogarle, se lo llevaron a una Checa y allí tras hacerle subir corriendo una escalera de cuatro pisos, a empujones y culatazos con los fusiles de asalto, le dio un infarto cerebral. Ante la gravedad y su mal estado lo devolvieron a su domicilio, donde falleció. (Papá y el tío José no pudieron asistir a su entierro por que no pudieron salir de la embajada de Cuba bajo peligro de muerte en mano de los republicanos).

La tía Socorro también me ha contado, otro día, que papá y el tío José en la Embajada dormían en colchones en el suelo y que la tía Paqui solía guisar, que hacia un arroz muy bueno, pero que ella y la tía Maria les llevaban comida y les lavaban la ropa en su casa. Que papá salió de la Embajada en noviembre del 38, bajo pabellón cubano, que por ferrocarril le llevaron hasta Alicante donde le embarcaron en el buque inglés HMS HOOD con destino a Marsella y desde ahí por ferrocarril fue hasta la frontera de Hendaya, donde le canjearon por prisioneros republicanos. Al llegar a la Zona Nacional le preguntaron si quería descansar un tiempo antes de incorporase al frete, pero él prefirió irse y se incorporo al frente en Valencia unos días antes de la liberación de la ciudad. El tío José también estaba en la mili y como era oficial fue a otro sitio.

Me dijo también que ella se pasó a la zona Nacional en Segovia, pero que hizo otros recorridos con Luis de la Torre, cuñado del tío Felipe. La tía Maria y la Abuela (que se nacionalizó cubana por sus padres) no se pasaron a la zona Nacional para que no dejar la casa y que se la quitaran. La tía Hortensia, viuda del tío Eduardo, les ofreció que se fueran a vivir a Corella (supongo que lo haría para que hubiera alguien viviendo allí y no pasara lo que pasó), pero que no se fueron.

También me contó que cuando estaban esperando para ser canjeados papá y el tío José en Hendaya, hablaron con Agustín Marín que estaba allí, para que acelerara el canje por los republicanos y todo fue rápido.

Que ella se fue con su prima Nieves Bertrán de Lís en un autobús a Valencia, que desde allí embarcaron a Marsella y entraron por Hendaya y desde allí fueron a Fuenterrabia a una casa de Maruja Bertrán de Lís. Después se reunieron con la tía Eladia, que se salió del convento (Galicia), recogieron a la tía María Teresa y se fueron a San Rafael a casa de las Bourgón.

La tía Paqui me contó que a su padre se lo llevaron en un camión para fusilarle y que su madre se fue con él, por entonces vivían en la calle Velázquez y en la misma casa vivían unos diplomáticos chinos que los acogieron, cuando los chinos cerraron su Embajada, los republicanos quisieron enviarles a Rusia, (Alfonso tenia 10 años, Carmen 18 y ella 20) como a muchos huérfanos y fue entonces cuando se refugiaron en la de Cuba.

Dice que ellas ya estaban en la Embajada cuando llegaron papá y el tío José, que ellas se marcharon en la primavera del 38 y ellos se quedaron bastantes meses más y recuerda que a finales de año ella y sus hermanos, con una novia del tío José, fueron a esperarles a Irún cuando volvieron, para avalarles y que pudieran entrar en la España Nacional. Carmen Roel era novia de papá y el tío José novio de una cubana que su madre, viuda, tenía una corsetería en la calle de la Montera.

Mamá dice que cuando papá entró a la Zona Nacional se presentó en Burgos, donde estuvo algún tiempo, y después se incorporó al frente, que estuvo en la batalla del Ebro.

(Luis Diez de Ulzurrun y López)

80 Replies to “Recuperación de la Memoria Histórica. El Asilo 1936-1938”

  1. Pingback:
  2. Pingback:
  3. Pingback:
  4. Pingback:
  5. Pingback:
  6. Pingback:
  7. Pingback:
  8. Pingback:
  9. Pingback:
  10. Pingback:

Deja una respuesta